lunes, 28 de mayo de 2007

He vuelto

Siempre me ha gustado la frase de Paul Newman al final de El color del dinero, la versión digamos más comercial de El Buscavidas. Así que ya que Paul Newman ha anunciado que se jubila, y que fruitman regresa por estos lares, he dedicido poner la frase como título de este post.

(por cierto, el link me costó encontrarlo y además sólo contiene el titular de la noticia y el primer párrafo, porque por raro que parezca la noticia entera es inaccesible desde la versión online de El Pais)

Bueno, pues eso, ya estoy de vuelta y vuelvo a fijarme en cosillas del mundo online, es decir, me pongo a el mono de trabajo de nuevo. Después de pasarnos una semana buceando las calas vírgenes de Menorca, navegando en catamarán y comiendo langosta de la bahía de Fornells, puede parecer un retorno triste o, cuanto menos, con el glamour muy rebajado.

Pero no es así. Lo he pasado de puta madre tanto en carne como en pensamiento, y lo bueno de la carne es que produce placeres insuperables en el momento, pero el pensamiento tiene la ventaja de que no termina en un tiempo y lugar específicos.

Así pues, sigo estando en Menorca a través del recuerdo de los noches y los días que ahí hemos pasado casi pegados todo el tiempo, pero también a través de las cosas que en Menorca he pensado, las ideas que se me han ocurrido, los proyectos que hemos planeado.

Hemos compartido placeres, y pensamientos, y además, seguimos teniendo nuestras propias ideas, nuestros propios proyectos que no siempre coinciden con los del otro.

"Se supone que si estáis enamorados, deberíais tenerlo claro, tener un propósito común con aristas insignificantes, o incluso inexistentes".

Pero la realidad es distinta: nos queremos y estamos a gusto, y eso nos basta aunque de momento no seamos capaces de abandonar nuestras propias vidas, de sacrificarlas.

Y está bien así, porque una relación no debiera significar excesivos sacrificios. Quizás no lleguemos a estar juntos hasta dentro de bastantes años, pero me importa poco. En la vida hay cosas más importantes que comenzar una relación normal y corriente, pagando una hipoteca para ver juntitos la tele un par de horas al día.

Prefiero pensar, por ejemplo, que en futuro cercano podremos darnos la vuelta por Asia durante unos meses, unos años, y seremos capaces de trabajar cada vez menos y vivir mejor. Y que mientras tanto nos lo pasamos lo mejor que podemos persiguiendo lo que más queremos.

Lo demás me importa poco. Tan sólo pretendo seguir pasándolo bien, y últimamente esto incluye Menorca, pero también Barcelona, y por lo tanto el día a día. Y está bien así, porque cada vez me importa menos lo que se supone que está bien y lo que se supone que está mal.

Encuentro mi propia sintonía o, como mínimo, me divierto mucho sintonizando el dial.

3 comentarios:

  1. ja has tornat¿? por lo que dices lo has pasado de puta madre, eso es bueno; en las vacaciones y con la persona que se quiere al lado se trivializan muchas cosas....
    Fue tu cumple? si es así FELICIDADES VIEJALES; nos vemos pronto?
    un besote

    ResponderEliminar
  2. Wow! Eres mi ídolo del momento, así, tan maduro, tan soñador, pero tan aterrizado al mismo tiempo. Qué envidia que te tengo porque yo no puedo dejar de tirarme al drama, ser tan limitada y no encontrar cómo relacionarme así de libre. Snif. Un abrazo Pere!

    ResponderEliminar
  3. Bienvenido.¡Qué suerte tienes de haber estado pasándolo bien, sin preocupaciones, y además llevándolo bien...

    Un saludo

    ResponderEliminar