viernes, 27 de abril de 2007

Niños

Quizás lo más fascinante de los niños, cuando tienen 2 o 3 años, es su capacidad de sorprendernos. Hoy en casa de Anita, Paula de repente ha suspirado con un "aaaay" como si fuera ya una mujer adulta, y nos hemos reído.

Seguramente lo esté imitando por habérselo visto hacer a alguien, pero el caso es que de repente, con la tarde ya cayendo y en el silencio del comedor, se le ha ocurrido lanzar este suspiro, y nada podía ser más idóneo, pero viniendo de ella nos ha causado una sorpresa muy graciosa.

Y entonces nos damos cuenta que también nosotros, en su día, suspiramos por vez primera, y es una sensación que te conecta directamente con la vida, con la suerte de poderte asombrar en paz y tranquilidad absoluta porque Paula, de repente, suspira.

2 comentarios:

  1. Lo que me pregunto a veces es "¿alguna vez dejamos de aprender reacciones nuevas?"

    Linda tu historia.

    ResponderEliminar
  2. pues no lo sé... yo me pregunto si la gente que conozco, dentro de muchos años, va a seguir sorprendiéndome como a veces todavía lo hace ahora...

    ResponderEliminar