domingo, 4 de marzo de 2007

Unas palabras

A veces las palabras no acuden cuando uno quiere. Aunque se tengan en mente, aunque se conozcan perfectamente, simplemente no acuden para recordarnos que somos humanos, y que no siempre actuamos lógicamente, o como querríamos actuar.

"Di unas palabras... di algo". Pues qué queréis que os diga. No soy bueno improvisando palabras acerca de mis sentimientos, estoy demasiado acostumbrado a verterlos aquí para que sean devorados en diferido. Porque para mí trabajar con vosotras y vosotros ha sido un sentimiento, muchos sentimientos.

Trabajar con vosotros estos últimos años me ha enseñado que lo que un hombre pueda hacer con sus manos se olvida pronto. Basta con seleccionar uno a uno los archivos del disco duro, como hice el miércoles a última hora, y moverlos a la papelera. Basta con vaciar los cajones, los archivadores, la mesa... y tirarlo todo a la papelera junto al fax y la impresora.

No voy a echar de menos mi trabajo como responsable de operaciones, y en el fondo me entristece que así sea, porque seguramente si las cosas hubieran salido de manera distinta, todavía seguiría en Anuntis, y mañana a las 9.16 podría saludar de nuevo a Ingrid, y recoger su sonrisa con la red somnolienta de mis ojos de zombie. Querida Ingrid, fuiste la primera gran amiga de la que no me he enamorado, y para mí fue un misterio tan raro que ya no sabré olvidarte. Escribe de nuevo, aunque sólo sea para mí en algún email de vez en cuando, y cuéntame cómo ves el mundo: describe lo que sientes al salir de Anuntis y es de noche pero la luna reluce llena y blanquísima en la oscuridad, y subes al coche, y regresas a la soledad ordenada de tu duplex. Poderte leer o hablar contigo es de las cosas que más me gustan de mi vida cotidiana.

El cielo de Sant Joan... qué maravilla, algunas tardes, con esos tonos de color impresionistas como en los cuadros de Monet. Bueno, no exactamente iguales, pero la vida es muy aburrida si uno no exagera la realidad a través de su experiencia. Porque la realidad en sí es un asco, y la vida sólo vale la pena vivirla porque podemos compartirla, comunicarla. Así pues, Anita, cuando bajes camino del tren, mira el cielo de vez en cuando, y acuérdate de lo mucho que me admiraba, aunque lo creas cursi o bohemio o como quieras llamarlo.

Mi pequeña Anita, mi princesita, cuídate mucho, porque ya sabes cuánto me gusta mirar esos ojillos tuyos, o harcerte reír, o preguntarte cosas raras. Aunque no lo creas, aunque se supone que era yo quién debía ayudarte, has sido mi equilibro en muchas ocasiones, y muchas tardes las he pasado enteras pensando en algunas de tus palabras o tus gestos. Conservo en mi mesa de casa un trozo de un colgador de esos que utilizas para colgar el bolso de la mesa, y que ha sido tan buen talismán estos años. Un círculo metálico estampado con un mosaico de colorines. Ahora ya no será un trozo de colgador, será un recuerdo de tí.

Así pues, cuando me tocó hablar, hubiera querido decir que lo mejor de Anuntis han sido para mi Ingrid y Anita. Y lo segundo mejor, todas estas personas:

-Puri, una mujer fuerte... y siempre sonriendo. Bueno Fina en eso de sonreír te gana quizás :)

-Maria de los Ángeles, más elegante que cualquiera, y que siempre sea así. Te enviaré el cd de norah por correo.

-Montse, ojalá hubiéramos diseñado un banner server bien chulo tú y yo.

-Javi, el pirata más bueno de todos los mares.

-Ferriol, sempre et respectaré, company.

-Marta, eres la mujer que desearía para el mejor de mis amigos. Nunca dudes de ti.

-Elisa, siempre me has puesto de buen rollo, gracias.

-Miriam, me recuerdas que ya no volveré a ser joven, pero que merece la pena serlo mientras se pueda reir como tú ríes o llorar como tú lloras.

-Sergio, el ideal helénico: mens sana in corpore sano... qué mente, y qué cuerpo! (con todos mis respetos heterosexuales, tio)

-Sergio, un físico en Anuntis... siento haberte dejado sólo, tio, palabra de físico (aunque también seas ingeniero, te lo perdono).

-Sergio, me guardo un fbis de los tuyos.

-Pol, un trozo de pan al que admiro por su tenacidad y autosuficiencia.

-Marc, sense tú tot això no hagués passat. Gràcies per dir-me un dia que m'assegués a dinar amb vosaltres.

-David, mi primer mentor. Aquí tienes el link que me pediste.

-Rita, si la buscas siempre está. Gracias.

-Lu, la inescrutable.

-Amadeu, un home sà i transparent. Ets el meu ideal en moltes coses.

-Priscilla, la reina del desierto.

-Xavi S.A., mola :)

-Jacas, ens veurem pel barri, no?... cal que parlem un dia de matemàtiques de veritat.

-Eva, tendremos que hablar sobre el poema de Felipe Benítez ;)

-Francesco, la última sorpresa, me duele no seguir trabajando contigo.

-Oriol, gràcies per parar la moto a Floridablanca per saludar-me.

-Max, maestro del marketing online, pirata ruso en el mediterráneo.

-Ismael, gracias por tu sabiduría y tu sentido del humor.


Así que algo así hubiera podido decir el día de mi despedida, o ayer por la noche después de la cena. Que lo mejor de Anuntis fuistéis vosotras y vosotros, y que el trabajo sólo fue una excusa, un motivo, un azar que nos reunió en un mismo sitio. Y esto no significa que no valore lo que hicimos: a veces hicimos cosas muy chulas, como la indexación de lectiva por url semántica, el sistema de tags o el editor de emails del backweb. Así creció lectiva.net mientras no fue un "proyecto":





Hay que sentirse orgulloso del trabajo que se ha hecho, aunque sea lo menos importante al final del día, cuando es de noche y estamos solos en casa, escribiendo frente a la pantalla, pensando que es tarde y que las sábanas frías nos esperan para dejar de temblar.

Gracias a todas y todos por haber sido mi pequeña familia de lunes a viernes, de 9h a 18h, durante los últimos tres años y medio de mi vida. Me quedo con vuestras palabras, que no se las lleva el viento, porque las guardo aquí bien adentro.

11 comentarios:

  1. Anónimo11:41 a. m.

    Qué grande eres!

    Un abrazo pirata.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7:05 p. m.

    Es increible poder leerte, es increible lo bien que defines,
    No dejes de hacerlo (aunque te entren parras de las tuyas)
    Me ha emocionado mucho lo que comentas; el nudo que tenia esta tarde en el estómago era por estas palabras... no dejaré de escribirte créeme...
    Guarda todos los recuerdos (buenos y malos) pero sigue alimentándolos con la gente que tu quieras, yo haré lo mismo
    La Rubia

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:12 p. m.

    Gràcies Pere per les petites paraules. Tu vas ser la primera persona que em va recolsat quan vaig entrar a Anuntis i tindré un bon record de tu.
    Un petò,
    Rita

    ResponderEliminar
  4. Anónimo8:57 a. m.

    Si, ja sóc casi tant vella com tu. Merci per enrecordar-te dels meus 27. Seguirem conectats i obrin caixes de música.

    Un kissu

    Lu

    ResponderEliminar
  5. Anónimo2:28 p. m.

    Es curioso, echo el cv en una oferta... y digo, voy a buscar información sobre esta empresa, si la gente está contenta o no... y me encuentro esto. Al menos ha habido alguien que, humanamente, ha estado bien en su lugar de trabajo!

    No sé dónde pararé pero... es una pena no llegar a trabajar contigo

    Un saludo

    ResponderEliminar
  6. ostras "anónimo", esto sí que es casualidad... me encanta que hayas llegado a mi blog buscando información sobre la empresa (¿dónde buscaste, si no es mucho preguntar?), y te agradezco tus palabras...
    te deseo toda la suerte en tu búsqueda de empleo y puedo decirte que sí, que todavía existen muchos sitios en donde tus compañeros hacen que el trabajo valga la pena (aunque siempre hay cosas buenas y malas, claro, el trabajo ideal casi por definición que no existe :)

    un saludo y ánimo

    ResponderEliminar
  7. Anónimo12:35 p. m.

    Buenas de nuevo :-)

    Busqué en google ... "trabajar en anuntis" ...

    Gracias por la suerte, sé que si cambio, será para bien, los cambios casi siempre lo son, ¿no? :-)

    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. muchas gracias por volver y contestar :)
    los cambios yo creo que no son ni para bien ni para mal, depende de cada circunstancia.
    ahora bien, cuando uno siente que tiene ganas de cambiar, entonces debe tirar adelante con el cambio, de lo contrario está luchando contra si mismo... así que lo que debes preguntarte, en mi opinión, es si ahora mismo sientes la necesidad de cambiar...
    luego, quizás el cambio resulte ser a peor, pero no deberás lamentarte, puesto que cambiaste porque era lo que creías que debías hacer.
    muchos ánimos, y si finalmente aterrizas en anuntis, házmelo saber :)

    ResponderEliminar
  9. Anónimo9:40 a. m.

    Buenas de nuevo :-)

    Sí, el momento de cambiar está cerquísima.

    Si aterrizo allí lo sabrás :-)

    ResponderEliminar
  10. Muy buenas, yo tambien he llegado buscando en google sobre gente que hubiera trabajado en google al igual que "Anónimo", me voy a incorporar en breve y espero que el cambio sea para bien ;)

    Salu2 :)

    ResponderEliminar
  11. Anónimo9:15 p. m.

    Buenas tardes, yo tambien, buscando información he acabado aqui. Comienzo el lunes en anuntis, y queria saber sobre la empresa. Da gusto leer lo que escribes.

    ResponderEliminar